Aprueban en México nueva y eficaz terapia contra la hepatitis

Aprueban en México nueva y eficaz terapia contra la hepatitis

México. En México hace dos semanas fueron aprobadas nuevas terapias para las personas infectadas con el Virus de la Hepatitis C (VHC). Entre ellas, se encuentra la llamada “Viekira pak” (3D), que son antivirales capaces de inhibir directamente el virus.

La Viekira pak (3D) está conformada por los fármacos paritaprevir/ritonavir, ombitasvir y dasabuvir, medicamentos antivirales que actúan directamente sobre el virus. Se potencian entre sí y ejercen un efecto que inhibe la “replicación del virus”, explica el doctor José Antonio Mata Marín, del Hospital de Infectología Daniel Méndez Hernández del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI-1).

“Con las terapias que disponemos en el sector salud, la tasa de curación es alrededor del 40 por ciento para uno de los genotipos más frecuentes en México que es el genotipo 1. Sin embargo con las terapias libres de interferón -como la 3D-, la posibilidad de curación es del 95 por ciento o más”, detalla el infectólogo.

Indica que las terapias libres son efectivas, pero en México han tardado en ser aprobadas y resultan costosas, al tiempo que en Estados Unidos y Europa ya son usadas y han logrado elevar la curación de las personas con VHC.

Se estima que en México entre el 1.4 y 1.8 por ciento de la población puede estar infectada por el VHC. Si bien para su tratamiento existen diversas terapias, en el sector salud no se aplican las de última generación.

Ahora las novedosas terapias llamadas libres de interferón estarán disponible en México aproximadamente en dos meses en el sector privado. Este régimen de tratamiento es una combinación de tres medicamentos con los cuales ya no se necesita usar interferón (la terapia que en la actualidad se dispone en el sector salud).

De acuerdo con los resultados mostrados, las novedosas terapias libres de interferón podrían llegar a tener niveles de curación hasta en 95 por ciento de los casos, como se ha demostrado en Estados Unidos.

Es importante mencionar que para la Hepatitis B ya existe una vacuna preventiva, mientras que en la tipo C aún no. Ambas pueden contagiarse a través de la sangre, y por medio de relaciones sexuales.

El especialista del Centro Médico Nacional La Raza explica que en esta dependencia del sector salud se receta interferón más ribavirina, “porque no contamos con acceso a nuevos fármacos. Lo único que tengo es dicho medicamento y que ofrece una cura entre el 40 por ciento entre los enfermos”.

El doctor Mata Marín expone que los pacientes que no responden al tratamiento tienen que “esperar” a que llegue al sector salud un nuevo fármaco para poderlo ofrecer. Y al hospital de La Raza llegan aproximadamente tres pacientes a la semana, más de 10 nuevos al mes.

Cabe recordar que la Hepatitis C es asintomática, es decir, que el 60 por ciento de los pacientes no tiene síntomas. Es una enfermedad “preocupante” para el sector salud, porque cuando avanza puede detonar en cirrosis y/o cáncer. Y una vez que se complica incrementa el porcentaje de mortalidad en la personas hasta en un 230 por ciento, una tasa muy alta lo que se convierte en un problema de salud.

Como investigador, el doctor Mata Marín realiza un trabajo sobre la enfermedad y su relación a la resistencia que generan los pacientes; los medicamentos con los que cuenta el sector salud y la respuesta de los pacientes ancianos a la terapia con interferón y cuál es la repercusión en su calidad de vida.

Respecto a la terapia que se aplica en el sector salud, el especialista comenta que en ocasiones las personas se deterioran porque les resulta agresiva el tratamiento con interferón.

“La respuesta al tratamiento con interferón en una persona con VHC es de 40 por ciento. Si el paciente ya tiene cirrosis la respuesta es mucho más baja, desciende aproximadamente a un 20 por ciento, y si la cirrosis ya es muy avanzada, la persona ya no es candidata a tratamiento con interferón porque ponemos en riesgo su vida. Serían candidatos a las nuevas terapias sin interferón”.

Trasmisión baja

El especialista mexicano indica que en la actualidad la transmisión de esta infección es baja en el país, excepto en el norte, donde se usan drogas intravenosas y se comparte la misma jeringa.

La hepatitis C en México ha tenido una evolución un tanto lenta. Es un virus que no se conocía hasta a finales de los 80’s, década en donde comenzaron por hacerse estudios a donadores con el fin de que fuera segura la sangre que se donaba en los bancos.