DERECHO A LA SALUD EN LA LEGISLACIÓN INTERNACIONAL

INTRODUCCIÓN
balanza
Toda Nación o Estado Moderno tiene una Ley Suprema, Constitución o Carta Magna, misma que debe establecer la forma de Gobierno y reconocer los principales derechos de sus habitantes, que generalmente se consignan en un capitulado denominado: Garantías individuales o derechos del individuo.

La parte fundamental de una Constitución no debe ser solamente la regulación de su gobierno o soberanía, sino que debe cimentar y garantizar el respeto a los derechos inherentes del Hombre, y estos derechos radican indudablemente en el concepto de la Dignidad Humana. La Dignidad Humana entendida simplemente como aquello que hace al Hombre ser Hombre (su libertad, su vida, su salud, su creencia, sus bienes culturales, etc.).  

EL SER Y EL DEBER SER

Así pues, una Constitución, – como eje supremo de toda la legislación secundaria de una Nación-, no puede ni debe hablar de otorgar derechos al ciudadano, tratándose de garantías individuales, ya que el Estado no puede crear esos derechos por tratarse de derechos inherentes al hombre, pero si esta obligado a reconocer esos derechos en su Constitución. No es lo mismo otorgar que reconocer.
 

SUPREMACÍA DE LA LEY

De toda Ley Suprema o Constitución derivan constituciones provinciales o estatales, leyes secundarias, reglamentos y jurisprudencia (según su sistema jurídico), que van a regular materias en específico como el de la salud, el de libertad, el de vivienda, el de administración, etc., y que por lo tanto, no pueden contravenir los principios legales consagrados en dicha Ley Suprema.
Ahora bien, ¿Qué nos dicen algunas Constituciones del mundo? ¿En dónde consagran o reconocen estos derechos individuales tratándose de la SALUD y DERECHO A LA VIDA? ¿Cómo se obliga el Estado a prestar servicios de salud?. Empezando en orden alfabético:


ARGENTINA
Tiene una Constitución Nacional de 129 artículos con 17 disposiciones transitorias de los cuales, el artículo 14bis, en su último párrafo habla de la seguridad social así: “…El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.” Este último párrafo lo antecede un derecho que protege al trabajo en sus diversas formas. El artículo 41º sólo consagra la importancia de un ambiente sano, pero sin duda alguna el artículo 42º habla expresamente del derecho de salud y dice así: “Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno. Las autoridades proveerán a la protección de esos derechos, a la educación para el consumo, a la defensa de la competencia contra toda forma de distorsión de los mercados, al control de los monopolios naturales y legales, al de la calidad y eficiencia de los servicios públicos, y a la constitución de asociaciones de consumidores y de usuarios”.

BOLIVIA
Tiene una Constitución de 235 artículos con 5 transitorios y los preceptos que nos hablan sobre la salud son el artículo 7º que dice así en su primer y segundo párrafo: “Toda persona tiene los siguientes derechos fundamentales, conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio: A la vida, la salud y la seguridad;…” Aunque pareciere un artículo muy corto es muy claro en su redacción, ya que reconoce que las personas tienen derecho a la salud y aunque no habla que el Estado se lo proporcionará, por el simple hecho de contemplarse dentro de una Constitución es exigible al Estado.

BRASIL
Tiene 250 artículos Constitucionales con 74 transitorios, sin duda una de las Constituciones más largas. El artículo 6º dispone lo siguiente: “Son derechos sociales la educación, la salud, el trabajo, el descanso, la seguridad, la previsión social, la proyección de la maternidad.” También el artículo 23º señala que “Es competencia común de la Unión, de los Estados, de Distrito Federal y de los Municipios: …II.- Cuidar de la salud y asistencia pública, de la protección y garantías de las personas portadoras de deficiencias…”.Otro artículo es el 194º que redacta lo siguiente: “La seguridad social comprende un conjunto integrado de acciones de iniciativa de los Poderes Públicos y de la sociedad, destinadas a asegurar los derechos relativos a la salud, a la previsión y a la asistencia social”. Esta Constitución tiene un apartado propio para la Salud y el artículo que compromete al Estado para proporcionar los beneficios es el 194º (sin duda el más importante) y dice así: “La salud es un derecho de todos y un deber del Estado, garantizado mediante políticas sociales y económicas que tiendan a la reducción del riesgo de enfermedad y de otros riesgos y al acceso universal e igualitario a las acciones y servicios para su promoción, protección y recuperación”. Esta Constitución es de las más completas en cuanto al deber que tiene el Estado por beneficiar a sus miembros con una salud integral.

CHILE
Tiene 120 artículos Constitucionales sin ningún transitorio, y el artículo 19º protege el derecho a la salud de manera muy clara: “La Constitución asegura a todas las personas: …9.- El derecho a la protección de la salud. El Estado protege el libre e igualitario acceso a las acciones de promoción, protección y recuperación de la salud y de rehabilitación del individuo. Le corresponderá, asimismo, la coordinación y control de las acciones relacionadas con la salud. Es deber preferente del Estado garantizar la ejecución de las acciones de salud, sea que se presten a través de instituciones públicas o privadas, en la forma y condiciones que determine la ley, la que podrá establecer cotizaciones obligatorias. Cada persona tendrá el derecho a elegir el sistema de salud al que desee acogerse, sea éste estatal o privado…”.

ESPAÑA
Tiene una Constitución con 169 artículos, tiene 4 disposiciones adicionales, 9 disposiciones transitorias, 3 disposiciones derogatorias y 1 disposición final. Esta Constitución es algo compleja en comparación a las demás. Sus disposiciones en materia de salud son: Artículo 43º “1.- Se reconoce el derecho a la protección de la salud; 2.- Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud publica a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto…”, el artículo 51º señala también que: “1.- Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos…”.

MÉXICO
Tiene 136 artículos Constitucionales con 1 transitorio. Aunque pareciera una Constitución corta sus preceptos son largos y tiende a mezclar diferentes materias por apartado. El artículo que habla sobre el derecho a la salud es el 4º Constitucional en su tercer párrafo: “…Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general, conforme lo que dispone la fracción XVI del artículo 73 de esta Constitución…”.

{mosimage}
Tiene una Constitución con 350 artículos, 1 disposición derogatoria, 18 transitorias y 1 disposición final. El artículo que habla sobre el derecho a la salud es el 83º Constitucional: “La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República.”. Otra disposición importante es el artículo 84º “Para garantizar el derecho a la salud, el Estado creará, ejercerá la rectoría y gestionará un sistema público nacional de salud, de carácter intersectorial, descentralizado y participativo, integrado al sistema de seguridad social, regido por los principios de gratuidad, universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad. El sistema público de salud dará prioridad a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades, garantizando tratamiento oportuno y rehabilitación de calidad. Los bienes y servicios públicos de salud son propiedad del Estado y no podrán ser privatizados. La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de participar en la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control de la política específica en las instituciones públicas de salud.” Los subsiguientes artículos como el 85º y 86º reafirman todo lo relacionado en materia de Salud. Sin duda esta Constitución es muy clara en sus preceptos y pretende dejar muy clara la responsabilidad que tiene el Estado para proporcionar servicios de salud.

¿Pero que pasa en aquellos países donde no queda muy clara la obligación del Estado en proporcionar a sus miembros una salud integral?. La última mitad del siglo XX se ha caracterizado por la suscripción de múltiples convenios, pactos, declaraciones y tratados internacionales que obligan a los Estados integrantes a cumplir con el contenido de estos instrumentos internacionales. De los más importantes está la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. (Artículo XI.- Toda persona tiene derecho a que su salud sea preservada por medidas sanitarias y sociales, relativas a la alimentación, el vestido, la vivienda y la asistencia médica, correspondientes al nivel que permitan los recursos públicos y los de la comunidad.)
 
Ahora bien… No se trata de ver cuál es la mejor Constitución, los fundamentos y bases legales en materia de salud están dadas, solo falta su aplicación y la concientización de los gobiernos por aplicar una nueva jerarquía de valores, donde la salud forme parte principal del Eje Maestro de una Nación.

5 comments

  1. Ana Ochoa

    esta muy buena la información…¡.

  2. Alessandra Escobedo Escobedo Hernandez

    si esta buena

  3. es muy largoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo como eso

  4. DEVERIA AVER TAMBIEN DEL PERU

Leave a Reply